THERE ARE BAD TIMES JUST AROUND THE CORNER
Hay malos tiempos justo a la vuelta de la esquina


Están fuera de sí en Sunderland
y terriblemente enfadados en Kent.
Están decaídos en Hull
y la isla de Mall está a punto de estallar de descontento.

Están nerviosos en Northumberland
y Devon se va por el desagŁe.
Están llenos de ira en Firth of Forth
y malhumorados en la llanura de Salisbury.

En Dublín hay chicos deprimidos
quizás porque son celtas.
Para Drake el oeste se da prisa, chicos
y también todos los demás.

°Hurra! °Hurra! °Hurra!
La miseria está aquí para quedarse
Hay malos tiempos justo a la vuelta de la esquina.

Hay nubes oscuras lanzándose a través del cielo,
y no es buen presagio
el que haya una cubierta plateada,
pues sabemos por experiencia que no se limitarán a rodar por él.

Con el ceño fruncido
guardaremos nuestros propios paquetes
y nos prepararemos para la depresión, el desastre y el pánico.
Vamos a sacar nuestros problemas de nuestra vieja bolsa
y a esperar hasta que nos caigamos muertos.

Están nerviosos en Nigeria
se están volviendo todos locos en Creta.
En Bucharest están deprimidos,
les asusta cruzar las calles.

En Maine la melancolía
es más profunda de lo que la lengua pueda contar.
En Mónaco todos los croupieres saben
que no tienen esperanza alguna en el infierno.

En la lejana Australia
cada canguro es bien consciente,
el mundo es un fracaso total
en el que no sobra el tiempo.

°Hurra! °Hurra! °Hurra!
Sufrimiento y desmayo
Hay malos tiempos justo a la vuelta de la esquina.

El horizonte está tan oscuro como puede
hay pájaros negros sobre él.
Los precipicios grisáceos de Dover
y las ratas se están preparando para dejar la BBC.

Somos una raza infeliz y realmente muy aburrida
cuando recordamos algo que Nelson dijo,
mientras la prensa y los políticos dan la lata,
dan la lata, dan la lata
esperaremos hasta que nos caigamos muertos.

Hay malos tiempos justo a la vuelta de la esquina
y la perspectiva es absolutamente vil.
Hay casas en llamas ardiendo desde Windermere a Woking
y no nos vamos a apretar el cinturón y sonreír sonreír sonreír.

Al sonido de los disparos
haremos como que no ha pasado nada.
Coge una botella de agua caliente y vete a la cama
vamos a sacar nuestros problemas de nuestra vieja bolsa
y a esperar hasta que nos caigamos muertos.

Me gusta tu historia
Tierra de Esperanza y Gloria
Esperaremos hasta que nos caigamos muertos.
Traducido por Elena

Volver